Si bien los gremios que representan a los trabajadores estatales entrerrianos manifestaron su conformidad con la propuesta de aumento salarial de un 23 por ciento de aumento, el incremento se oficializará una vez que lo formalicen ambos gremios. Hoy firmaron los paritarios de ATE, mientras que los de UPCN no lo hicieron aún.

La propuesta superadora que contempla lo ya otorgado del seis por ciento en el mes de marzo, más el tres por ciento en mayo, y suma un 10 por ciento para el mes de agosto y un 4 por ciento para octubre.

Asimismo, establece elevar el salario mínimo de 9.600 a 12.000 pesos desde el mes de agosto, lo cual supone un incremento superior al 30 por ciento, fue declarada insuficiente pero finalmente aceptada.

El secretario de Hacienda, Gustavo Labriola, destacó el resultado del proceso que “garantiza un incremento salarial para los trabajadores, que en el año, no será menor que la inflación marcada por el Indec”.

Asimismo, el secretario de Gobierno, Germán Grané, subrayó "la vocación de diálogo de las partes y la escucha mutua", y añadió que “se dio cumplimiento al pedido del gobernador de cuidar a los trabajadores”. En el marco del diálogo abierto entre el gobierno y los gremios en el ámbito de la Secretaría de Trabajo, para mejorar la situación de los sectores medios del escalafón, las autoridades provinciales aumentaron algunos adicionales.

También se acordó dar inicio durante el mes de julio al debate sobre régimen jurídico básico y al instructivo que regula las recategorizaciones. ATE firmó el acta correspondiente, y UPCN, si bien aceptó la propuesta, no suscribió el acta hasta la resolución judicial de dos de sus representantes gremiales. Por lo cual, el incremento no se podrá efectivizar hasta que lo rubrique el gremio restante.

Estuvieron presentes el secretario de Trabajo, Oscar Balla; el secretario de Hacienda, Gustavo Labriola, el secretario de Gobierno, Germán Grané, conjuntamente con los representantes de ATE, Oscar Muntes y de UPCN, José Allende.

Compartir

Comentarios