Si bien el eje del debate fue la confección de las listas para las elecciones legislativas, el escándalo desatado por Juan José Gómez Centurión al negar el plan sistemático de desaparición de personas durante la dictadura se coló en el encuentro.

La vicepresidenta Gabriela Michetti aclaró, de antemano, que el presidente Mauricio Macri "no pedirá" la renuncia de su funcionario, "porque fue una opinión personal solamente".

El mandatario fue el anfitrión del asado que compartieron. Participaron el jefe de gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y del PRO nacional, Humberto Schiavoni, además de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Por el radicalismo, el titular del Comité Nacional, José Corral; su antecesor en el cargo, Ernesto Sanz; los presidentes de los bloques parlamentarios del radicalismo, Mario Negri y Angel Rozas, y los gobernadores Alfredo Cornejo, de Mendoza; Ricardo Colombi, de Corrientes; Gerardo Morales, de Jujuy, y el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador.