NACIONALES  1 de julio de 2016

Sorpresiva medida del gobierno Varios modelos de autos aumentarán al ser alcanzados por un impuesto

Pese a la devaluación y la inflación, el Gobierno decidió no modificar el llamado impuesto a los vehículos de alta gama. Seis modelos nacionales comenzarían a pagar la alícuota del 10%, que se traduce en aumentos de precios de un 11 %.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, informó ayer que no habrá modificaciones en el llamado impuesto a los "autos de alta gama", por lo que -pese a una inflación estimada por el Gobierno en más de 25% hacia fines de año- tanto la base como las alícuotas del gravamen quedarán congeladas. En el sector automotor, que hasta ahora no había sido notificado de la medida y esperaba hoy la publicación de la resolución, primaba la sorpresa. "Pensábamos que quizás subían la banda inferior del impuesto entre un 10 y un 15 por ciento", contó un ejecutivo. "Esto pone en riesgo varios modelos de producción nacional".

"El impuesto seguirá igual", dijo Cabrera ayer frente a varios periodistas al anunciar nuevas líneas de crédito para pymes a tasas subsidiadas. "Más autos van a pagar impuestos", confirmó ante una repregunta.

Un cálculo de la consultora Abeceb estimó que si la inflación mensual del segundo semestre se mantiene en un 2% y los precios de los autos se ajustan en línea con ese ritmo, seis modelos nacionales comenzarían a pagar la primera alícuota del- 10%, que se traduce en aumentos inmediatos de precios de un 11 por ciento. Éstos serían el Renault Fluence (en sus versiones 2.0 Privilege y 2.0T GT2 6MT), el Ford Focus III Titanium (en cuatro versiones), la Honda HR-V 1.8 i-VTEC EX-LCVT 2W, el C4 Lounge 1,6 THP 6AT Shine y los Peugeot 408 Feline THP Triptonic y el 308 Feline 1.6 THP Triptonic. Todos son autos nacionales y tope de gama. Si la inflación se modera, crece al 1,5% mensual y los precios suben a ese ritmo, los modelos afectados serían tres (Fluence, Focus III, y la HR-V).

Según las automotrices, el congelamiento del impuesto provocará el aumento de esos autos (que tendrán menos posibilidad de competir con otros importados más baratos), el "topeo" del aumento de precios con un impacto en la producción y el empleo, o la eliminación de las llamadas versiones tope de gama.

Sin embargo, con un argumento similar al que usaba Débora Giorgi en el pasado, Cabrera afirmó lo contrario: "El congelamiento del impuesto frenará la suba de precios. El tipo de cambio no presenta variaciones significativas, por lo que si se subiera el piso del impuesto, sería probable que los precios de los autos también suban, para permanecer por debajo", estimó, y agregó: "En cambio, si se mantiene, es esperable que los precios conserven una tendencia estable. Además se espera que se mantengan los precios de los autos mas baratos, para evitar superar la barrera del impuesto".

"La decisión de mantener el impuesto en los valores actuales tiene que ver con favorecer la estabilidad de los precios de los autos", afirmó.

En los últimos seis meses, la alícuota para los autos que superaran los $ 350.000 era de 10% (tasa efectiva del 11,1%). En tanto, cuando se traspasaba la base de $ 800.000 se pagaba un 20% (tasa efectiva de 24%). Este esquema, que afecta a importados y nacionales por igual, se mantendrá, dijo Cabrera, en los próximos meses. Durante el kirchnerismo, las tasas efectivas que se pagaban eran mucho más elevadas e iban del 42 al 100 por ciento.

"Esto es kichnerismo con buenos modales", exageró ayer un ejecutivo de la industria. "Hay una devaluación del 60%, aumentos de costos, de tarifas, de mano de obra y te congelan el impuesto. Con esto van a lograr que se vendan los autos más chicos que vienen de Brasil y no los nacionales de gama media y equipados que se hacen en el país", cuestionó. En otras empresas que tienen autos dentro de la primera alícuota esperaban una actualización para ver si esos modelos volvían a quedar bajo la línea.

En un contexto de mayor oferta y competencia en el mercado local, el precio de los autos subió 21,5% durante el primer cuatrimestre pese a una devaluación de 46,3%.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios