El requerimiento había sido realizado el viernes pasado por el fiscal de Lomas de Zamora, Sebastián Escalera.
El juez de Avellaneda Luis Carzoglio, resolvió este martes rechazar el pedido de detención del sindicalista Pablo Moyano realizado el viernes 12 de octubre por el fiscal de Lomas de Zamora, Sebastián Escalera. Fuentes judiciales informaron que el magistrado dará una conferencia de prensa a las 20.

Según informó TN, tanto el juez como su familia habrían sido blanco de mensajes intimidatorios en las horas previas a su definición sobre el futuro del líder camionero, y esa sería la razón que motivó la convocatoria a la prensa. El horario de la conferencia coincide con la llegada de Pablo Moyano al país tras su viaje a Singapur para participar de un encuentro sindical.

El pedido de la fiscalía se dio en el marco de la causa que investiga lavado de dinero y negocios ilegales vinculados al club Independiente del cual Moyano es vicepresidente. Scalera, pidió la detención del camionero por considerarlo "jefe" de una asociación ilícita junto a la barra del club.

Desde el país asiático, Moyano se defendió y aseguró: "estoy en la mira del presidente (Mauricio Macri) desde el día que rechazamos la reforma laboral y no me voy a cansar de repetirlo".

"No hay ningún motivo para que pase algo", dijo además Pablo Moyano con respecto a su posible detención, quien se preguntó "cuánta gente inocente debe estar presa por acusaciones falsas".

"Había que buscar un payaso, un fiscal que cediera a la presión pero no me van a hacer callar ni a mí ni a Hugo y vamos a seguir peleando por los derechos de todos los trabajadores", subrayó en declaraciones a Radio 10.

A su vez, el secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, aseguró que "no hay motivo real para detener" a su hijo Pablo y advirtió que "la gente va a reaccionar" si se concreta el arresto del dirigente gremial.

El fiscal Scalera consideró a Moyano sospechoso de integrar una asociación ilícita junto a la primera línea de la barra, que se dedicaba a defraudar al club de Avellaneda a través de la venta ilegal de entradas y el uso de socios truchos, operaciones por las que el club no percibía ingresos. Para fundamentar su pedido, se basó en el testimonio de barras detenidos, entre ellos, Pablo "Bebote" Álvarez.  MS/EA

Compartir

Comentarios