El cuerpo sin vida fue encontrado con ropas oscuras, enganchado a ramas de los sauces y sumergido en las aguas de Chubut a 1500 metros de la guardia de lof. Investigan si se trata del joven artesano desaparecido el 1 de agosto. La fiscal de la causa, Silvina Ávila, está viajando hacia el lugar.

El equipo de buzos de la Prefectura Naval halló un cuerpo en el Río Chubut a 1500 metros de la zona del Pu Lof de Cushamen, donde la Gendarmería reprimió a la comunidad mapuche el 1 de agosto, día en el que desapareció Santiago Maldonado. El rastrillaje ordenado por el juez Gustavo Lleral es el tercero que se realiza sobre el curso del río, los dos búsquedas anteriores habían dado negativo a pesar del amplio despliegue de fuerzas ordenado por el juez apartado de la causa Guido Otranto. Ante el hallazgo, Lleral convocó urgente a la Unidad de Criminalística de la Policía Federal

Según trascendió, el cuerpo habría sido encontrado enganchado con ramas de los arboles cercanos y habría sido encontrado por los buzos de la Prefectura con la asistencia de perros de la División Cinotecnia, entrenados para buscar en cursos de agua, utilizados por primera vez en este tercer rastrillaje.

Tras divulgarse la noticia, funcionarios del Ministerio de Seguridad y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, decidieron viajar a Esquel. Pero el rumor sobre que podía ser un día con novedades sobre el caso Maldonado comenzaron a correr desde temprano en Casa Rosada, como lo reveló la periodista acreditada en casa de gobierno Liliana Franco.

Tras el primer rastrillaje, realizado días después de la desaparición de Santiago, los especialistas de la Prefectura Naval habían descartado que el joven hubiese muerto ahogado en el río, debido a que por la poca profundidad del curso de agua y por las ramas debería haber quedado flotando o atrapado, como trascendió hoy sobre el cuerpo encontrado, 75 días después de la desaparición forzada.

Ese informe dado por los especialistas de Prefectura Naval había descartado la hipótesis de que Santiago se hubiese ahogado, y coincidía con los testimonios de la comunidad mapuche, que aseguraron que Santiago no llegó a cruzar el río. Sin embargo, el juez Otranto le dijo al diario La Nación a mediados de septiembre que su hipótesis —a un mes y medio de su desaparición— seguía haciendo que el joven se ahogó.

En la madrugada del 18 de septiembre, Otranto oredenó un megaoperativo para avanzar en su hipótesis:  300 efectivos del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF), del Grupo Albatros de la Prefectura Naval y personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, con helicópteros, perros y drones. Después de dos días de rastrillaje, el resultado fue nulo. Ese día, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, denunció que no se lo dejó ingresar a la zona del rastrillaje y denunció: "Si piensa que mi hermano se ahogó, ¿por qué no lo buscaron antes? ¿Qué hicieron todo este tiempo? Dan versiones distintas todo el tiempo."

Cuatro días después de aquel megaoperativo, la Cámara Federal de Apelaciones de Cómodoro Rivadavia apartó a Otranto de la causa y designó a Lleral. Los camaristas separaron al juez por "temor de parcialidad", debido a la publicación de su versión del ahogamiento.

Compartir

Comentarios