Jueves 29 de Julio de 2021

Hoy es Jueves 29 de Julio de 2021 y son las 22:27 Semanario La Voz - Federal - Entre Ríos - Semanario La Voz - Federal - Entre Ríos

MUNDO

6 de agosto de 2016

La bomba de Dios

En 1945, mientras el 6 de agosto nacía, murió Hiroshima. En el estreno mundial de la bomba atómica, la ciudad y su gente se hicieron carbón en un instante.

En 1945, mientras el 6 de agosto nacía, murió Hiroshima. En el estreno mundial de la bomba atómica, la ciudad y su gente se hicieron carbón en un instante. Los pocos sobrevivientes deambulaban, mutilados, sonámbulos, entre las ruinas humeantes. Iban desnudos y sus en sus cuerpos las quemaduras habían estampado las ropas que vestían cuando la explosión. En los restos de las paredes el fogonazo de la bomba atómica había dejado impresas las sombras de lo que hubo: una mujer con los brazos alzados, un hombre, un caballo atado…

Tres días después, el presidente de los Estados Unidos,  Harry Truman, dijo por radio:

-Agradecemos a dios que haya puesto la bomba en nuestras manos y no en manos de nuestros enemigos, y le rogamos que nos guíe en su uso de acuerdo con sus caminos y  propósitos.
De “Los hijos de los días” de Eduardo Galeano

Nota: Una reciente encuesta entre estudiantes japoneses reveló que casi ninguno sabía quién arrojó las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945. Algunos, después de dudar, dijeron que fue la Unión Soviética.

Más recientemente, se publicó que el espionaje cibernético estadounidense hace 10 años está espiando al gobierno presuntamente aliado del Japón y usando los datos en su contra.

Después de la guerra, siguiendo las palabras de Truman, parece que dios dispuso que Japón  quedara sometido para siempre al dominio estadounidense. Por eso le restringieron el acceso al petróleo para que no desarrollara su industria.

Y por eso el Japón debió desarrollar centrales nucleares, es decir, volver a la energía nuclear de la que fue la primera víctima y arriesgarse a eventos como los de la central de Fukushima, averiada por un maremoto, que volvió a producir víctimas de la radiación en el Japón.

COMPARTIR:

Comentarios