LOCALES

3 de enero de 2020

Los departamentos Feliciano, Federal, La Paz e Islas, con mayor pobreza crónica

Con datos del Cippec y el Barómetro de la Deuda Social de la UCA, se pueden conocer detalles de la realidad social de distintas regiones del país.

La agenda mediática y los informes oficiales han identificado a Concordia como la ciudad con más pobreza del país. Los relevamientos y estudios a cargo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) elaborados sobre un grupo de aglomerados urbanos compuesto por 31 localidades de todo el país dejan como saldo, desde hace bastante tiempo, que en la Capital del citrus más de la mitad de la población es pobre; por esa razón, el gobierno nacional decidió lanzar días atrás la nueva tarjeta alimentaria en esa localidad. Pero lo que ocurre fuera de ese conjunto de ciudades –las de mayor volumen demográfico– es menos visible.

Algo de luz sobre lo que ocurre en todo el país aporta un reciente informe elaborado en base a los datos del Censo 2010 y la Encuesta Permanente de Hogares, y un trabajo en conjunto del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA); y del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata. Mediante una herramienta digital, es posible observar los registros de la pobreza crónica, es decir, la población que aún en circunstancias de mejoras económicas en el país es la que menos posibilidad tiene de salir de esa situación. Son personas que tienen privaciones en múltiples dimensiones, más allá del ingreso –esa es la diferencia con relevamientos del Indec–.

Se puede apreciar por provincias, regiones y radios censales.

Es lo que podría identificarse también como pobreza estructural. Para ello se elaboró un mapa, que puede observarse en el link https://www.cippec.org/especial/mapa-de-la-pobreza-cronica/.

A nivel nacional, Entre Ríos está entre las 10 jurisdicciones con más población en pobreza crónica, que es del 3,73%. Dentro de ella, el nivel de incidencia de la pobreza crónica es “Muy Alta” en los departamentos Feliciano (23,98% de su población); seguido por La Paz (22,11%); Islas del Ibicuy (21,03%) y Federal (17,04%). Esta categoría señala a aquellas áreas cuya pobreza crónica alcanza entre el 15% y hasta el 24,99% de sus habitantes. Entre otros índices, en esos departamentos aparecen entre el 5% y el 10% de hogares con hacinamiento crítico; más del 30% de las viviendas deficitarias; hasta casi el 80% de las familias sin acceso a red cloacal; hasta el 70% de los jefes de familia con estudios primarios completos o incompletos; y entre el 5% y el 10% de niños entre 6 y 17 años que no asisten a la escuela.

Por debajo de esa categoría se encuentran la mayoría de los departamentos entrerrianos, en la franja de pobreza crónica “Alta”: Villaguay con el 14,71% de su población; el 13,27% en Concordia y en Victoria; el 12,71% en Gualeguay; el 12,09% en Tala; el 12% en Federación; el 11,56% en Nogoyá; el 11,49% en el departamento Paraná; y el 10,12% en San Salvador.

A diferencia de aquellos con pobreza crónica “Muy Alta”, este grupo tiene unas leves mejoras en los índices como condiciones sanitarias (acceso al servicio cloacal) o de niveles educativos de los jefes de familia o asistencia de menores a las escuelas.

Finalmente, con un nivel de incidencia de pobreza crónica “Moderada” aparecen los departamentos Diamante con el 9,08% de su población; Colón, con el 8,61%; Uruguay con el 8,27%; y Gualeguaychú, con el 7,88%, que es el Departamento con menor pobreza crónica en la provincia.

Por ejemplo, en Gualeguaychú, que ostenta los mejores índices de la provincia, es decir con menor pobreza crónica, solo el 2,62% de los hogares tienen hacinamiento crónico; el 8,12% de las viviendas son deficitarias; no tienen acceso a la red cloacal solo dos de cada 10 familias. En materia de educación, el 51,41% de los hogares tienen su jefe/a con primario completo o menos: y el 63,92% con secundario incompleto o menos. No asiste a la escuela el 5,20% de los niños entre 6 y 17 años; y el 35,87% no tiene obra social ni prepaga.

Detalles

La pobreza crónica conforma el ‘núcleo duro’ de la pobreza, porque es una franja social que aún en períodos de crecimiento económico tiene muy bajas posibilidades de salir de esa situación.

En los últimos 30 años la pobreza nunca fue menor al 25%. De esas personas hay un grupo que nunca pudo salir de la pobreza. Estas son las personas que se encuentran en situación de pobreza crónica, plantea el estudio que caracteriza a quienes viven en situación de pobreza crónica como el 10% de la población con menor probabilidad de salir de la pobreza, aun en períodos de crecimiento económico.

Entre quienes más la sufren, el 47,9 % son niñas, niños y adolescentes de menos de 15 años y el 23,6 % tienen entre 16 y 25 años.

El informe revela que el 10% de argentinos con mayor probabilidad de permanecer en la pobreza se distribuye geográficamente en el conurbano bonaerense, con un 24%; la región Pampeana (excluyendo al conurbano), con otro 24%; el NEA, con 22%; el NOA, con el 19%; Cuyo, con el 8%; la Patagonia, con un 2%; y la ciudad de Buenos Aires, con un 1%”.

A nivel provincias, en nivel “Crítico”, con más del 25% de su población en pobreza crónica, se encuentran las provincias de Corrientes, Chaco y Santiago del Estero. Le siguen en situación “Muy Alta”, Misiones, Formosa, Jujuy, Salta y San Juan. En el escalón siguiente, con pobreza crónica “Alta” aparecen Entre Ríos, Catamarca y Mendoza.

Extremos

Feliciano es el Departamento entrerriano con más población en pobreza crónica: el 23,98%. El 8,08% de los hogares tiene hacinamiento crítico; el 37% de las viviendas son deficitarias; casi la mitad de la población no tiene acceso a cloacas (49,43%); el 6,20% de niños entre 6 y 17 años no asiste a la escuela; y el 47% de la población no tiene obra social ni prepaga.

En el otro extremo, el Departamento sureño de Gualeguaychú muestra una menor incidencia de la pobreza crónica, el 7,88%. Solo el 2,62% de los hogares tienen hacinamiento crónico; el 8,12% de las viviendas son deficitarias; no tienen acceso a la red cloacal dos de cada 10 familias. No asiste a la escuela el 5,20% de los niños entre 6 y 17 años; y el 35,87% no tiene obra social ni prepaga. Fuente: DIARIO UNO

La agenda mediática y los informes oficiales han identificado a Concordia como la ciudad con más pobreza del país. Los relevamientos y estudios a cargo del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) elaborados sobre un grupo de aglomerados urbanos compuesto por 31 localidades de todo el país dejan como saldo, desde hace bastante tiempo, que en la Capital del citrus más de la mitad de la población es pobre; por esa razón, el gobierno nacional decidió lanzar días atrás la nueva tarjeta alimentaria en esa localidad. Pero lo que ocurre fuera de ese conjunto de ciudades –las de mayor volumen demográfico– es menos visible.

Algo de luz sobre lo que ocurre en todo el país aporta un reciente informe elaborado en base a los datos del Censo 2010 y la Encuesta Permanente de Hogares, y un trabajo en conjunto del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA); y del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata. Mediante una herramienta digital, es posible observar los registros de la pobreza crónica, es decir, la población que aún en circunstancias de mejoras económicas en el país es la que menos posibilidad tiene de salir de esa situación. Son personas que tienen privaciones en múltiples dimensiones, más allá del ingreso –esa es la diferencia con relevamientos del Indec–.

Se puede apreciar por provincias, regiones y radios censales.

Es lo que podría identificarse también como pobreza estructural. Para ello se elaboró un mapa, que puede observarse en el link https://www.cippec.org/especial/mapa-de-la-pobreza-cronica/.

A nivel nacional, Entre Ríos está entre las 10 jurisdicciones con más población en pobreza crónica, que es del 3,73%. Dentro de ella, el nivel de incidencia de la pobreza crónica es “Muy Alta” en los departamentos Feliciano (23,98% de su población); seguido por La Paz (22,11%); Islas del Ibicuy (21,03%) y Federal (17,04%). Esta categoría señala a aquellas áreas cuya pobreza crónica alcanza entre el 15% y hasta el 24,99% de sus habitantes. Entre otros índices, en esos departamentos aparecen entre el 5% y el 10% de hogares con hacinamiento crítico; más del 30% de las viviendas deficitarias; hasta casi el 80% de las familias sin acceso a red cloacal; hasta el 70% de los jefes de familia con estudios primarios completos o incompletos; y entre el 5% y el 10% de niños entre 6 y 17 años que no asisten a la escuela.

Por debajo de esa categoría se encuentran la mayoría de los departamentos entrerrianos, en la franja de pobreza crónica “Alta”: Villaguay con el 14,71% de su población; el 13,27% en Concordia y en Victoria; el 12,71% en Gualeguay; el 12,09% en Tala; el 12% en Federación; el 11,56% en Nogoyá; el 11,49% en el departamento Paraná; y el 10,12% en San Salvador.

A diferencia de aquellos con pobreza crónica “Muy Alta”, este grupo tiene unas leves mejoras en los índices como condiciones sanitarias (acceso al servicio cloacal) o de niveles educativos de los jefes de familia o asistencia de menores a las escuelas.

Finalmente, con un nivel de incidencia de pobreza crónica “Moderada” aparecen los departamentos Diamante con el 9,08% de su población; Colón, con el 8,61%; Uruguay con el 8,27%; y Gualeguaychú, con el 7,88%, que es el Departamento con menor pobreza crónica en la provincia.

Por ejemplo, en Gualeguaychú, que ostenta los mejores índices de la provincia, es decir con menor pobreza crónica, solo el 2,62% de los hogares tienen hacinamiento crónico; el 8,12% de las viviendas son deficitarias; no tienen acceso a la red cloacal solo dos de cada 10 familias. En materia de educación, el 51,41% de los hogares tienen su jefe/a con primario completo o menos: y el 63,92% con secundario incompleto o menos. No asiste a la escuela el 5,20% de los niños entre 6 y 17 años; y el 35,87% no tiene obra social ni prepaga.

Detalles

La pobreza crónica conforma el ‘núcleo duro’ de la pobreza, porque es una franja social que aún en períodos de crecimiento económico tiene muy bajas posibilidades de salir de esa situación.

En los últimos 30 años la pobreza nunca fue menor al 25%. De esas personas hay un grupo que nunca pudo salir de la pobreza. Estas son las personas que se encuentran en situación de pobreza crónica, plantea el estudio que caracteriza a quienes viven en situación de pobreza crónica como el 10% de la población con menor probabilidad de salir de la pobreza, aun en períodos de crecimiento económico.

Entre quienes más la sufren, el 47,9 % son niñas, niños y adolescentes de menos de 15 años y el 23,6 % tienen entre 16 y 25 años.

El informe revela que el 10% de argentinos con mayor probabilidad de permanecer en la pobreza se distribuye geográficamente en el conurbano bonaerense, con un 24%; la región Pampeana (excluyendo al conurbano), con otro 24%; el NEA, con 22%; el NOA, con el 19%; Cuyo, con el 8%; la Patagonia, con un 2%; y la ciudad de Buenos Aires, con un 1%”.

A nivel provincias, en nivel “Crítico”, con más del 25% de su población en pobreza crónica, se encuentran las provincias de Corrientes, Chaco y Santiago del Estero. Le siguen en situación “Muy Alta”, Misiones, Formosa, Jujuy, Salta y San Juan. En el escalón siguiente, con pobreza crónica “Alta” aparecen Entre Ríos, Catamarca y Mendoza.

Extremos

Feliciano es el Departamento entrerriano con más población en pobreza crónica: el 23,98%. El 8,08% de los hogares tiene hacinamiento crítico; el 37% de las viviendas son deficitarias; casi la mitad de la población no tiene acceso a cloacas (49,43%); el 6,20% de niños entre 6 y 17 años no asiste a la escuela; y el 47% de la población no tiene obra social ni prepaga.

En el otro extremo, el Departamento sureño de Gualeguaychú muestra una menor incidencia de la pobreza crónica, el 7,88%. Solo el 2,62% de los hogares tienen hacinamiento crónico; el 8,12% de las viviendas son deficitarias; no tienen acceso a la red cloacal dos de cada 10 familias. No asiste a la escuela el 5,20% de los niños entre 6 y 17 años; y el 35,87% no tiene obra social ni prepaga. Fuente: DIARIO UNO

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios