POSÓ CON LA CASACA. A minutos de su show, el presidente Juan Manuel Leites y el intendente le dan la bienvenida al artista.

El Club Ateneo armó un mega evento internacional con la presencia estelar de uno de los artistas del momento, Lucas Sugo. La gente respondió con más de 3.000 entradas vendidas en el predio del Anfiteatro Municipal, que además contó con otras bandas cumbieras que antecedieron al artista uruguayo. Así, la Institución quiere seguir construyendo su cancha.

De sur a sur. Así en lo que es el predio del Anfiteatro Municipal, ubicado también en ese punto cardinal de la ciudad de Federal, también quiere volcar la ganancia en el predio ubicado en barrio Defensores del Sur, más precisamente en calle Alvear, entre Anderson y Santa Rosa, donde proyecta hacer su  cancha de fútbol.

Con gran despliegue, y mostrando el auto que sortearán en el mes de junio de este año, como máximo premio, entre otros grandes del gran Bono Contribución “La Canaria”; Ateneo hizo una gala este domingo para presentarles a Federal uno de los artistas del momento, Lucas Sugo, cantante y compositor uruguayo, muy conocido tras su relación con algunos miembros de la selección de ese país, entre los que están Luis Suarez, quien lo haya invitado a Barcelona y dejar maravillados a Messi y compañía.

Más de 3.000 personas estuvieron presentes en el mega evento, que también contó con la actuación de “La Banda del Momento”, “Agrupación Marilyn” y “Tu Papá”.

Antes del show, Lucas Sugo posó con la camiseta de Ateneo, colores que no le simpatizaron mucho de entrada, por su simpatía con Nacional de Montevideo, equipo que es hincha y rival directo de Peñarol, el canario de ese país.

La Institución canaria que preside Juan Manuel Leites, Vita Verón como vice y Daly Meza como tesorera, siguen en la proyección de la cancha propia, y hasta se animan a hablar de estadio, por lo que el predio ubicado en la zona sur de Federal, ya se está construyendo, por lo que aún se puede seguir viendo mejoras constantes. Y qué mejor que contratar a Lucas Sugo, o como algunos lo llamaban, Sugus. Está dulce…

 

Compartir

Comentarios