LOCALES

27 de julio de 2016

Inigualable, simplemente Eva Peron por siempre en la memoria del pueblo

El Consejo Departamental del Partido Justicialista y la Unidad Básica Ciudad, ante un nuevo aniversario del fallecimiento de la compañera María Eva Duarte de Perón, Jefa espiritual de quienes abrazamos con compromiso y pasión la causa peronista, queremos homenajearla en este momento especial y preocupante por el que se encuentran atravesando la clase trabajadora.

El Consejo Departamental del Partido Justicialista y la Unidad Básica Ciudad, ante un nuevo aniversario del fallecimiento de la compañera María Eva Duarte de Perón, Jefa espiritual de quienes abrazamos con compromiso y pasión la causa peronista, queremos homenajearla en este momento especial y preocupante por el que se encuentran atravesando la clase trabajadora, y en donde aquellas palabras de la abanderada de los humildes “donde existe una necesidad nace un derecho”, han sido reemplazada por la palabra ajuste y sinceramiento, lo que trae angustia y dolor a los nuevos desclasados, de nuestra querida Argentina.

El sentimiento y la actualidad hacen que tú lucha con los sectores de poder, hagan en la distancia del tiempo, que sea considerada como heroica e imposible de imitar, como poder olvidar aquel desplante a las damas de beneficencia que creían que la justicia social pasaba por darle a los humildes lo que a ellas les sobraba, sin pensar que era el estado quien debía preocuparse y ocuparse de sus necesidades.

También sería importante que este día sirva como reflexión para los justicialistas que militan en uno u otro sector, que a estas políticas neoliberales de la actualidad solamente se las enfrenta con el pueblo movilizado y en la calle, siempre dentro del sistema democrático, y con una sola consigna el peronismo será revolucionario o no será nada”.

En un día tan especial, no solo para los peronistas, sino para el pueblo argentino y especialmente para las mujeres, recordamos un  aniversario más de la desaparición física de “Evita”, rescatamos el pensamiento del historiador Felipe Pigna, “…Evita reúne todas las condiciones para ser un mito: llegó a lo más alto partiendo desde muy abajo, murió joven y en el esplendor  de una vida. Despertó hacia ella todos los sentimientos menos uno: la indiferencia. Para unos era el “hada rubia”, “la abanderada de los humildes”, “la compañera Evita”; para otros, “esa mujer”, “la Eva”. En ella se depositaron amores y odios, añejos y nuevos que seguramente la excedían, que no tenían que ver necesariamente con ella, sino con su condición de mujer en una sociedad machista.

Evita, es reconocida, hasta por sus enemigos, por su compromiso en sus ideas, con su intransigencia y su obsesión por la justicia social. Por esa razón el amor de su pueblo, de sus descamisados, la sobrevivió y la convirtió primero en una santa y luego en un ícono de la revolución social que la inmortalizó”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios