ACTUALIDAD  18 de julio de 2016

Sorteo informático de causas suma denuncia

REMARCAN LAS IRREGULARIDADES EN CAUSA NISMAN Y EL RESULTADO DE UNA AUDITORÍA
Estarían direccionados. Con fundamento de Servini de Cubría objetan los métodos del Poder Judicial. Apuntan al director general de Tecnología, Gabriel Mehlman.

El sistema informático del Poder Judicial -que se encarga de los sorteos de asignación de causas en la Justicia federal- quedó nuevamente en la mira. Luego de que Ámbito Financiero revelara el escándalo vinculado al trámite que tuvo el sorteo del expediente por la muerte del fiscal Alberto Nisman y la jueza María Servini de Cubría saliera públicamente a alertar que existiría manipulación de los resultados, la diputada aliada a Cambiemos, Elisa Carrió, interpuso una denuncia en los tribunales de Comodoro Py para que se investiguen las irregularidades. Se suma así al expediente iniciado por la propia Cámara Federal, a raíz del incidente. La presentación recayó en el mismo juzgado de Servini, quien ahora deberá determinar si se excusa, o si se lo reenvía al fiscal Patricio Evers para que defina el impulso de la investigación. 

La dirigente de Cambiemos presentó una denuncia para que se investigue "la posible comisión de los ilícitos penales" a través de la manipulación del sistema de sorteos para direccionar algunas denuncias hacia algunos juzgados en particular. "Entre otros funcionarios deberían investigarse los de la Dirección General de Tecnología del Consejo de la Magistratura de la Nación", sostuvo Carrió, que apuntó así a Gabriel Mehlman, el titular de esa repartición y responsable a nivel informático del Data Center del Poder Judicial, ubicado en Lavalle 1240. Desplazado el 13 de junio por el administrador general, Juan Carlos Cubría, el funcionario regresó a su cargo cuatro días después cuando la mayoría oficialista que responde al Ejecutivo adujo que Cubría hijo de la magistrada- no tenía atribuciones para echarlo. El último jueves, el Consejo, con los votos del mismo bloque, aprobó la utilización de un sistema diseñado por Mehlman para el sorteo de los jurados que intervendrán en los concursos para jueces. Sin que hubieran trascendido los informes técnicos sobre su implementación, el algoritmo debutará en un concurso muy sensible: el juzgado federal de Río Gallegos. 

"¿Quién tiene acceso?"

Carrió se apoyó en el propio informe de Mehlman en la causa Nisman y en el pedido que hizo Martín Irurzun -en paralelo a la denuncia penal- para que se investigue la irregularidad de un sorteo que debió haber sido adjudicado a Sebastián Casanello pero que por un "apagón", terminó re-sorteado de forma manual, borrando los datos del sorteo original, en manos de su par Julián Ercolini. "Hace pensar que debería investigarse el sistema de sorteos, quién los controla, quién tiene acceso a los códigos fuente, y si hay manipulación como sospecha, entre otros, la doctora Servini", apuntó Carrió, quien también relató su propia experiencia en los últimos cinco años en los que interpuso múltiples denuncias. "De los 12 juzgados que existen en el fuero criminal y correccional, nunca recayó una denuncia de la suscripta en el Juzgado Federal N° 12 (a cargo de Sergio Torres), y por otro lado, recayeron más del doble de denuncias en el Juzgado Federal N° 7 (Sebastián Casanello) que en Juzgado Federal N° 1 (Servini), lo que puede resultar sospechoso", alertó. La carátula por el momento fue "Averiguación de delito", similar a la que dio impulso el fiscal Juan Pedro Zoni por las irregularidades en torno del sorteo del expediente Nisman. La próxima semana, el fiscal Ramiro González volverá a hacerse cargo de la fiscalía que tramitará esa causa junto con el juez Claudio Bonadio. 

En su denuncia, Carrió, además de contra Mehlman, apuntó contra Marcelo Gallo Tagle, Juan Carlos Calvo, Alejandro Falcone, Jorge Nasisi (actual subadministrador del Consejo), Carlos Tate, Julio Quiñones y Eduardo Parodi. A todos ellos los vinculó con la implementación del sistema Lex 100, una denuncia previa de la diputada sobre la millonaria licitación que ganó la empresa Base 100 que "no tenía antecedentes en la materia y competía con empresas que sí los tenían". Esa causa está en poder del juez Ariel Lijo. Carrió, como es habitual, cree ver como terminal también en los sorteos irregulares, al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti. 

Auditoria "no veraz"

La denuncia también impactó en las auditorías por causas de corrupción en la Justicia federal, cuyas resistencias en Comodoro Py detalló este diario. "Generó un listado de causas cuyo contenido no es veraz", aseguró Carrió sobre el primer informe extraído por el Consejo de las causas a cargo de cada juez. Había duplicaciones por delitos distintos y no estaban actualizadas. Servini alzó la voz pero sus colegas estuvieron de acuerdo: "Nos están entregando en el Consejo", indicó un juez. Una de las primeras molestias fue con el propio Irurzun, quien nombró como coordinadora de la auditoría a la secretaria de la Cámara, Susana Echevarría.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios