6 de septiembre de 2019

CARLITOS INTENTABA ADVERTIRLES A LOS ORIGINARIOS (TERMINO CON QUE SE CONOCE EN ARGENTINA A TODOS LOS PUEBLOS ANTERIORES A LA CONQUISTA ESPAÑOLA) DE SUDAMERICA QUE ESTABAN EN PELIGRO Y LO SUBESTIMARON "EL COMPORTAMIENTO DE LOS DISTINTOS CAMPOS”

Me motiva hacer este comentario, debido al reconocimiento de una charla muy áspera que tuve en el mes de Marzo de 2019, con dos Originarios de Bolivia.
En dicha charla hice referencia a una escritura, donde sostengo, teorías de la investigación de Los Campos interactuantes con el ecosistema.
Comparto dicha escritura, que tiene fecha 8 de Mayo de 2018.

Ya son varios factores los determinantes socioeconómicos, políticos, culturales, etc.

La irracionalidad del ser humano con la Naturaleza, está agotando la posibilidad de subsistencia a nivel mundial. El Planeta se ve más comprometido y presionado. Que la Naturaleza se ve más forzada a su autoresistencia; el efecto de esto es que la Naturaleza se ve presionada, a la potenciación de la Fuerza Rabdo, y utiliza mecanismos Rabdo para advertirle al ser humano, que los limites son extremos.

Que no hay posibilidades de subsistencia sino se revee el comportamiento humano.

Ya las posibilidades Naturales están altamente comprometidas.

Solo la armonía del humano hacia con la Naturaleza, hará que se armonice una convivencia estable. De lo contrario el ser humano no encontrara los frutos para su subsistencia. Frutos en Calidad y cantidad me refiero.

Lo contrario de aplicar una negación a este reconocimiento hacia los mensajes que está manifestando la Naturaleza, ira paulatinamente produciendo ingobernabilidad en los distintos Estados del Planeta.

Sostengo que la Naturaleza, no es solo sabía, sino que además es inteligente.

Al potenciar la Fuerza Rabdo, conecta todos los Campos existentes y canales de comunicación, y provoca la conexión de las cortezas cerebrales con campos externos. Produciendo un efecto de advertencia. Poner atención en esto si queremos interpretarlo.

El ser humano a diferencia de los seres vivo, desarrolla inteligencia, deduce, razona, graba conocimientos con la corteza cerebral; pero la ambición, la irracionalidad, la ostentación, lo lleva a no saber usar o aprovechar esa inteligencia divina que le brinda la propia Naturaleza, y permanentemente pone en jake al Ecosistema. A tal punto que el Ecosistema y el ser Humano hoy caminan sobre el filo de la navaja.

Si esa inteligencia divina, que nos brindo la Naturaleza en diferencia de los otros seres vivos, no la sabemos aplicar, utilizar y no alcanzamos ha aplicarla de forma cabal, coherente,  con sentido común y con personalidad propia. Seremos victimas de nuestra escasa inteligencia.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios