LOCALES  5 de febrero de 2019

“No habría dudas sobre la autodeterminación de Sánchez”.

La fiscal auxiliar, Dra. Eugenia Molina, informó hoy que está al frente de la investigación por la muerte de Jesús Sánchez, quien apareció sin vida colgado en el baño de las celdas de la Jefatura Departamental de Paraná, donde se encontraba detenido y acusado de haber asesinado a Jesica Riquelme, embarazada de 7 meses.

De acuerdo a los testimonios recabados entre otros detenidos que estaban alojados en las mismas celdas que Sánchez, éste se habría levantado durante la madrugada del lunes para ir al baño y al demorarse, uno de sus compañeros fue hasta el lugar y lo encontró colgado y sin vida. Según Molina, “no habría dudas sobre la autodeterminación de Sánchez”.

La Dra. Molina confirmó que el hombre tenía atado a su cuello un trapo similar a una gasa, que era utilizada por los detenidos para colgar ropa, y su cuerpo pendía de uno de los barrotes de la ventana del baño.

Por otra parte dijo que los médicos determinaron que el cuerpo de Sánchez no presentaba lesiones o golpes que hagan dudar sobre su ahorcamiento.

El hombre estaba detenido y sospechado de haber matado a su expareja, Jesica Riquelme. El feminicidio ocurrió el sábado pasado en la ciudad del norte provincial.

Riquelme ingresó al hospital de Federal sin vida y tras una cesárea se dio a luz a una niña de 7 meses que aún hoy lucha por su vida.

La fiscal que investiga el caso confirmó que la víctima había recibido un golpe en la cabeza por lo que tenía fractura de cráneo, además de hundimiento del ojo izquierdo y la nariz quebrada.

Desde el 12 de diciembre pasado Sánchez tenía restricción de acercamiento por 90 días a Riquelme, quien lo había denunciado por violencia de género.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios