Jueves 2 de Diciembre de 2021

Hoy es Jueves 2 de Diciembre de 2021 y son las 19:40 Semanario La Voz - Federal - Entre Ríos - Semanario La Voz - Federal - Entre Ríos

GENTE

17 de octubre de 2016

La primavera, flores, mariposas y alergias

Es ésta la época del año en que la vida estalla, pero con consecuencias. El viento traslada polen que afecta a quienes sufren alergias en las vías respiratorias.

Se estima que de diez personas, tres presentan manifestaciones alérgicas.

No sólo los factores genéticos y estacionales inciden en la aparición de síntomas de alergia, la contaminación del ambiente también provoca consecuencias en quienes no tienen la enfermedad, pero sufren los embates de las radiaciones y los químicos de la fumigación.

Las estadísticas muestran que el 30% de la población tiene manifestaciones alérgicas, que les provoca una mala calidad de vida, sobre todo teniendo en cuenta que la patología los acompañará durante toda su vida.

El sistema inmunitario normalmente protege al cuerpo de sustancias nocivas como las bacterias y los virus y reacciona ante sustancias extrañas, llamadas alergenos. En una persona con alergias, la respuesta inmunitaria es hipersensible. Cuando el sistema inmunitario reconoce un alergeno libera una respuesta, se secretan químicos como las histaminas, los cuales provocan síntomas de alergias.

En esta etapa del año, en la que el clima es inestable y se alternan días de mucho calor, con lluvias y vientos, hay incidencias en problemas reumatológicos principalmente. “En el consultorio se ven muchos pacientes con problemas generados en las vías respiratorias como consecuencia del polen”, explicó a EL DIARIO el médico alergista Nicolás Cali (MAT 10660).

Precisó que el viento traslada el polen de las plantas gramíneas, malezas y árboles que están iniciando, en esta etapa, la polinización lo que produce mayores procesos de alergia en las vías respiratorias. 

Cada estación tiene su manifestación típica en pacientes con alergias: “El verano es una momento en el que se exacerba y aumenta la sintomatología anual y el paciente llega con conjuntivitis alérgica, rinitis y problemas dermatológicos provocados por la alimentos que ocasionan urticaria”, dijo el profesional.

Las estadísticas mundiales son contundentes y muestran que tres de cada 10 personas sufre algún tipo de alergia. “Es un problema que los va a acompañar mientras vivan, por eso es fundamental que asistan a un profesional que pueda diagnosticarles un buen tratamiento que, sin dudas, va a mejorar su calidad de vida”, aseguró Cali.

No automedicarse. Como en tantas otras sintomatologías, los profesionales desalientan la automedicación. “Hay personas que quieren paliar en 24 horas sus malestares, tomando cápsulas de venta libre”, cuestionó.

La alergia más frecuente es la rinitis, seguida por el asma alérgica y los problemas reumatológicos (que tienen manifestaciones similares a una alergia, pero deben ser abordados por profesionales que avanzarán sobre el tratamiento contra el dolor). 

“Una persona con rinitis tienen mala calidad de vida, sus días transcurren con los síntomas de una personas con gripe: dolor de cabeza constantes, congestión y secreciones nasales”, describió.

Consultado al respecto, el médico alergista indicó que las alergias se contrarrestan con tratamientos que alivian los síntomas y para ello se emplean vacunas que bloquean las molestias. “No hay ninguna vacuna para toda la vida, los tratamientos se realizan cada siete a 10 años y son para las alergias por vía respiratoria y no para otras enfermedades alérgicas de piel”, alertó.

El ambiente. En los últimos 50 años la actividad humana provocó la liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero e hizo que se retenga más calor en las capas inferiores de la atmósfera, lo que alteró el clima mundial e impactó significativamente no sólo en el medio ambiente sino también en la salud humana. La contaminación aérea nos afecta a todos, desde diferentes lugares.

Los vehículos a gasoil liberan moléculas que el ser humano absorbe por las vías respiratorias. En tanto, la combustión de otros vehículos, fábricas y agroquímicos concentran materiales que irritan las mucosas, afectando más fuertemente a quienes tienen las vías respiratorias inflamadas, como asmáticos y alérgicos.

“Todos los mecanismos de contaminación del medio ambiente producen irritación de las vías respiratorias y se acentúa en mucosas ya irritadas”, confirmó Nicolás Cali.

En consonancia con ello, mencionó las consecuencias de la contaminación con agroquímicos, donde las personas presentan alergias que se manifiestan en la piel, con eczemas que alertan sobre la toxicidad y que son manifestaciones de que el cuerpo están contaminado con el veneno.

“No estamos exentos a la contaminación del medio ambiente porque el que no vive cerca de un campo al que fumigan, está instalado cerca de una antena, expuesto a las ondas electromagnéticas. El polen de trigo, por ejemplo, se traslada por el aire 30 kilómetros, lo mismo pasa con la fumigación aérea”, advirtió.

Prevención. Se estima que alrededor del 30% de la población tiene manifestaciones alérgicas de tipo respiratorio, y el método más eficaz para prevenirlas es reducir el contacto con el alérgeno, que se encuentran en el polvillo, los ácaros, los pelos del perro o del gato y el polen.

La alergia se describe mucho en el período de adolescencia o la primera infancia y suelen hacerse más leves con el paso de los años, a medida que la personas va aprendiendo a manejarla.
Un dato desalentado es que la alergia es extremadamente común, y la previsión es que esta afección se duplicará en los próximos 10 años. 

El profesional destacó: “Hoy los pacientes cuentan con más información, y eso es muy valiosos porque durante mucho tiempo hubo personas padeciendo síntomas sin saber qué hacer; hoy en día entienden lo que les pasa y buscan ayuda profesional”.

Los tipos de alergia difieren de acuerdo a la estación del año: “En invierno los problemas que abundan son de pulmón y vías respiratorias, en primavera se multiplican los casos de rinitis, que es la nariz inflamada, mientras que durante el verano, los cuadros más frecuentes tienen que ver con alergias de piel”.

Es importante pensar en alergia cuando un paciente tiene resfríos frecuentes y prolongados. La inflamación nasal (rinitis alérgica) puede indicar una inflamación bronquial (asma) y/o viceversa. Por lo tanto es necesario un control de la función respiratoria con espirometrías.

COMPARTIR:

Comentarios