DEPORTES  14 de diciembre de 2015

Las Leonas se consagraron campeonas de la Liga Mundial tras golear a Nueva Zelanda

Ganaron 5 a 1 y, más allá de algún momento del tercer cuarto cuando las oceánicas parecían que podían amenazar la victoria argentina, el equipo albiceleste casi no pasó sobresaltos en la final.

Las Leonas se consagraron hoy campeonas de la Liga Mundial de Hockey con una goleada sobre Nueva Zelanda 5-1 en Rosario, en el primer título tras el retiro de la gran Luciana Aymar, la mejor jugadora de la historia de este deporte.

Justamente como premio a la trayectoria, el estadio mundialista desde hoy lleva el nombre de "Luciana Paula Aymar", que asistió al legado que dejó en sus compañeras que en seis meses irán el oro olímpico que les falta.

María José Granatto, premiada a la postre como la mejor jugadora junior del torneo, María Pilar Campoy, Carla Dupuy, Noel Barrionuevo y Delfina Merino marcaron los goles del conjunto que dirige desde hace poco Gabriel Minadeo, en una vuelta soñada al cargo.

El descuento fue de Anita Punt para poner se 1-2 y solo por unos pocos minutos hubo zozobra, hasta que Dupuy sacó nuevamente diferencias.

Al comienzo del partido ambos equipos salieron a estudiarse y recién sobre el final del cuarto inicial aparecieron las situaciones de peligro.

Primero lo tuvo la capitana albiceleste Rebecchi tras el primer corto nacional, pero la arquera Rutherford voló contra su palo derecho para tapar el remate. Y en la contra, Stacey Michelsen, la mejor jugadora del torneo, casi anota para las oceánicas, esta vez la que respondió de manera excelente fue Belén Succi para mantener el cero en su valla.

Cuando no se había cumplido el primer minuto del segundo cuarto, apareció la juvenil Granatto para marcar un golazo con una gran jugada individual de izquierda al medio. Para que el estadio colmado por 6.000 espectadores explotara de emoción.

Aunque Nueva Zelanda sintió el impacto mucho no pudo hacer contra Las Leonas que seguían jugando muy bien en bloque. La diferencia se amplió a los 13 minutos cuando Campoy anotó con un disparo al palo derecho para poner el 2 a 0, luego de capturar el rebote de otra jugada fija. La primera media hora de juego terminaba con un claro resultado a favor de Argentina.

En el comienzo de la segunda mitad las neozelandesas acortaron distancia con Punt, una especialista en los córner corto, clavando la bocha en un ángulo para el 2 a 1, al minuto 34 de partido.

La tranquilidad llegó con el gol de Dupuy (a los 41) y Barrionuevo de jugada fija puso el 4 a 1 al término del tercer capítulo. En el último cuarto, Merino fusiló a Rutherford para el 5 a 1 definitivo.

Las Leonas golearon y por primera vez consiguieron la Liga Mundial en Rosario. Una ciudad que les sienta muy bien y donde se sienten más locales que en cualquier otro lado de la Argentina.

Un nombre familiar

Antes de que la bocha empezara a rodar, el estadio cambió de nombre y pasó a llamarse “Luciana Paula Aymar”, en homenaje a la mejor jugadora de todos los tiempos.

Con la presencia de La Maga, quien se retiró del seleccionado un año atrás en Mendoza, se descubrió una placa en la que dice “Estadio Mundialista Luciana Paula Aymar”.

La decisión la tomó el comité organizador local de la Liga Mundial, en la que participan las ocho mejores selecciones del mundo de esta disciplina.

“Este reconocimiento me llena de emoción y es una gran alegría en mi corazón. Jugué en este estadio y salí campeona del mundo”, recordó Aymar frente al público y destacó el “esfuerzo que significó construir esta obra" en su ciudad natal.

Tras la ceremonia, se observó en una pantalla gigante un video con los principales logros de la carrera de Aymar, incluyendo los dos títulos mundiales (Perth 2002 y Rosario 2010), las cuatro medallas olímpicas (dos de plata y dos de bronce) entre Sydney 2000 y Londres 2012, los seis Champions Trophy y los logros en Juegos Panamericanos.

Al acto asistieron el flamante gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, la reelecta intendenta de Rosario, Mónica Fein, además del secretario general del COA, Mario Moccia, y el presidente de la FIH, Leandro Negre.

Las autoridades, a modo de reconocimiento, le entregaron a Lucha la llave del estadio.

El sábado pasado Aymar había sido nombrada embajadora de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 por parte del ente organizador de dicho evento. Y hoy, la mejor jugadora de todos los tiempos ya quedó inmortalizada en la ciudad que la vio nacer.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios