SOCIEDAD  16 de enero de 2018

Dieron lugar a un amparo en contra el uso de agrotóxicos en la provincia

Una familia del departamento Tala rubricó un amparo contra la empresa Celestino Spahn S.A. por haberle fumigado con agrotóxicos la casa. Este amparo encontró luz verde en el juzgado de feria a cargo de Lautaro Caballo, quien ordenó a la empresa a tomar una serie de recaudos a la hora de fumigar de aquí en adelante

Sin embargo, además del amparo, la familia presentó una denuncia penal ante el Ministerio Público Fiscal para sancionar a la empresa y al fumigador, oriundo de Villaguay, por los daños causados a la salud. El campo está ubicado a 700 metros de la casa de la familia demandate y temen por nuevas aplicaciones que puedan afectar a la salud. “Esta familia comenzó con problemas de salud que derivaron en la internación de todo el grupo familiar, el matrimonio con los dos hijos incluidos, en el Hospital Falucho de la localidad de Maciá. Ahí fueron atendidos por el médico Jorge Rubattino quien diagnosticó que padecían un cuadro de intoxicación por la exposición a agroquímicos", expresó el abogado de la familia. La Justicia hizo lugar a un amparo ambiental presentado por el abogado Lucio Salisky y condenó al dueño de un campo ubicado en Altamirano Norte, en el departamento Tala, a adoptar en lo sucesivo una serie de medidas de seguridad que impidan que la fumigación afecte la salud de pobladores vecinos, como ocurrió a principios de noviembre último.

La decisión la adoptó el juez de feria Lautaro Caballo, titular del Juzgado Civil y Comercial de Rosario del Tala, y ordenó a la empresa s Celestino Spahn S.A tomar determinados recaudos en lo sucesivo: la firma fue emplazada para que en sucesivas fumigaciones se observe el más estricto cumplimiento de todas las normas reglamentarias que rigen la materia, especialmente las referidas a la prohibición de no utilizar productos en cantidades superiores a las recomendadas, de no fumigar cuando el viento existente supere la velocidad indicada de 12/15 kilómetros por hora, y de acatar rigurosamente las obligaciones de dar aviso previo fehaciente a los vecinos con la antelación requerida de 48 horas; fumigar únicamente bajo la presencia de un ingeniero agrónomo; y comunicar a la Dirección General de Agricultura de la Provincia de Entre Ríos, a los fines de que realice los controles.

La resolución del juez Caballero fue apelada por la firma denunciada, y ahora el caso está a resolución del Superior Tribunal de Justicia (STJ).

El hecho ocurrió entre el 28 y 29 de noviembre del 2017 cuando una familia de la zona de Altamirano Norte (Departamento Tala), compuesta por Eduardo Javier Holstein, Silvana Andrea Silguero y sus hijos, sufrió las consecuencias de la fumigación con agroquímicos en proximidades de su vivienda.

La empresa denunciada es “Celestino Spahn S.A”, de la provincia de Santa Fe, la que llevó a cabo el sembrado en los campos lindantes a unos 700 metros de la vivienda. En tanto que el fumigador trabaja para una empresa de Villaguay.

El abogado de la familia Holstein-Silguero, Lucio Hernán Salisky, explicó que a los pocos días de la fumigación “esta familia comenzó con problemas de salud que derivaron en la internación de todo el grupo familiar, el matrimonio con los dos hijos incluidos, en el Hospital Falucho de la localidad de Maciá (departamento Tala). Ahí fueron atendidos por el médico Jorge Rubattino quien diagnosticó que padecían un cuadro de intoxicación por la exposición a agroquímicos. La internación fue el 2 de diciembre del año 2017, y como en el Hospital Falucho no tenían la complejidad suficiente para atender el cuadro de intoxicación, fueron derivados al hospital Santa Rosa de Villaguay en donde estuvieron internados hasta el 9 de diciembre. Los síntomas que presentaron eran problemas respiratorios, afectación en el habla, la vista y mal estado generalizado. También les trajo consecuencias económicas ya que Hosltein es tambero y quesero, durante el tiempo de internación no pudo atender sus animales, y obviamente tampoco pudo desarrollar su actividad laboral. Actualmente siguen padeciendo las consecuencias debido a que la recuperación de la salud llevará un tiempo”.

De acuerdo a lo que reflejó El Miércoles Digital, cuando la familia fue dada de alta, concurrieron al estudio de Salisky en Rosario del Tala para iniciar la demanda: su mayor preocupación era el temor a futuras fumigaciones de ese productor agropecuario, con las consecuentes afectaciones a la salud de la familia.

No sólo se presentó un amparo ambiental, sino también una denuncia penal que se tramita a través del Ministerio Público Fiscal.

En la provincia ya hubo una condena clave por otro caso de contaminación por fumigación.

El 3 de octubre de 2017, el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Concepción del Uruguay, integrado por Fabián López Mora, Mariano Martínez y Mariela Emilce Rojas, condenó a un año y 6 meses de prisión de cumplimiento condicional por los delitos de lesiones leves culposas –imprudente- en concurso ideal con contaminación ambiental al presidente de la empresa fumigadora de Villaguay Aero Litoral SA, Erminio Bernardo Rodríguez; al titular del campo de arroz y maíz que contrató la fumigación con agrotóxicos, José Mario Honecker; y al piloto que manejaba la aeronave, César Martín Visconti.

La fumigación fue el 4 de diciembre de 2014, en un aérea del campo que explotaba con cultivo de arroz y maíz localizado en los kilómetros 7 y 11 de la zona rural, en Santa Anita, frente a la escuela. La pulverización afectó a la maestra Mariela Leiva y a cinco chicos que se encontraban en el aula.

Esa condena, igual que la que dictó el juez de Rosario del Tala, está apelada. Fuente: Entre Ríos Ahora
   

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios