SALUD  4 de febrero de 2015

Excederte con la sal puede alterar tu cerebro

La ingesta excesiva de sal "reprograma" el cerebro, ya que este condimento interfiere con un mecanismo de seguridad natural del cerebro que impide que la presión arterial se eleve.

Así lo explicó un equipo de investigación internacional dirigido por científicos de la Universidad McGill, que llevó adelante el estudio sobre ratones. La relación entre la sal y la hipertensión es bien conocida pero hasta ahora no sé sabía de qué manera el consumo elevado de sal llevaba a un aumento de la presión arterial.

El equipo dirigido por Charles Bourque de la Facultad de Medicina de la Universidad McGill descubrió que un exceso de sal en la dieta provoca cambios en un circuito del hipotálamo, una estructura del cerebro que hace de puente entre el sistema nervioso y el endocrino. Entre sus funciones están la de regular la presión arterial y el metabolismo, el apetito, la reproducción o la respuesta al estrés.

“El exceso de sal desregula este circuito y hace que se libere una cantidad excesiva de una hormona antiduirética, la vasopresina. El resultado es un aumento de presión sanguínea”, señalaron los investigadores.

"Hemos visto en ratas que un consumo continuado y elevado de sal en la dieta provoca un cambio bioquímico en las neuronas que liberan vasopresina en la circulación sánguínea", añadieron.

En este cambio, mediado por el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), impide la inhibición de estas neuronas por otras células que controlan la presión sanguínea.

“En condiciones normales, cuando la presión arterial se eleva, una terminaciones nerviosas situadas en la arteria aorta, denominados barorreceptores, envían señales a las neuronas que producen vasopresina para que dejen de liberarla”, argumentaron los científicos.

Pero una ingesta alta de sal prolongada en el tiempo “estropea” este mecanismo de seguridad, que frena la subida de la presión arterial.

Los hallazgos del estudio, publicados en la revista “Neuron”, aportan la primera demostración de que el consumo elevado de sal puede afectar la presión sanguínea, actuando sobre un circuito cerebral encargado de mantener el equilibrio.

La desactivación de este mecanismo de seguridad permite que la presión arterial se eleve cuando se ingiere mucha sal durante un largo período de tiempo. Según advirtieron los investigadores, por ser resultados obtenidos en ratones, uno de los principales interrogantes es si ese mismo efecto de reprogramación es cierto también para los seres humanos Y de ser así, es importante averiguar cómo podría revertirse. Para concluir, recuerdan que hasta tanto eso se compruebe conviene limitar el consumo de sal.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios