POLICIALES  18 de febrero de 2017

Tragedia en Mendoza: el velocímetro del micro quedó clavado en 100 km/h

Lo informó el Procurador de la Corte provincial. En el lugar del vuelco en el que murieron 19 pasajeros la máxima es de 40. Varios sobrevivientes ya habían alertado sobre la alta velocidad a la que manejaba el chofer.

El micro que volcó esta madrugada en Mendoza terminó al borde de un barranco y con el velocímetro clavado en 100 kilómetros por hora. Así lo confirmó el Procurador de la Corte Alejandro Gullé, ratificando el testimonio de los pasajeros que apuntan como causa del accidente a una imprudencia por parte del chofer.

"El micro venía muy rápido. Antes de volcar derrapó dos veces, mordió la banquina, tomó una curva a gran velocidad y quiso frenar, pero ya iba elevado y cayó", dijo a Clarín Eduardo López, uno de los 40 pasajeros a bordo del micro de la empresa Turbus que viajaba rumbo a Chile.

En el accidente, ocurrido en el kilómetro 1.223 de la ruta 7, a la altura del parque provincial de Aconcagua, fallecieron 19 personas y otras 23 resultaron heridas de distinta gravedad. Los conductores, que salieron ilesos, están demorados en la comisaría 23 de Uspallata. Para los sobrevivientes la alta velocidad del micro fue lo que desencadenó la tragedia.

En la zona donde ocurrió el accidente, conocida como la "curva del yeso", la velocidad máxima permitida es de 40 kilómetros por hora. Según el testimonio de los sobrevivientes, el viaje ya había tenido contratiempos y los pasajeros estaban nerviosos.

"Venía durmiendo y cuando se empezó a dar vuelta, me desperté. Iba a alta velocidad, mordió la banquina, se movió y siguió. Los pasajeros se quejaban y le gritaban al chofer", contó a este diario Leandro Torres, de 18 años, otro de los sobrevivientes. Varios testigos afirman que el micro superó el límite de velocidad varias veces y que los pasajeros pidieron a los conductores que aminoraran. 

En el lugar del accidente murieron 16 pasajeros, mientras que otros tres fallecieron mientras eran trasladados a los hospitales Central, Lagomaggiore y Notti. Allí aún quedan varios internados, entre ellos tres menores de edad. Por el momento el hecho quedó caratulado como "homicidio culposo", pero esto podría cambiar si se confirma la versión de los pasajeros y que los datos que arroja el velocímetro se corresponden con la velocidad a la que circulaba el vehículo. Hasta el momento, los choferes se negaron a declarar.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios