El Ejecutivo convocó a poco más de 1800 jefes comunales de todo el país, que pidieron que el diálogo autoproclamado se traduzca en hechos concretos. Foco en la distribución de los recursos y algunos ausentes del PJ bonaerense.

Fueron 9 minutos, como para no perder el promedio en los discursos oficiales. Durante ese breve lapso de tiempo el presidente Mauricio Macri se dirigió a poco más de 1800 intendentes de todo el país reunidos en la sede de Tecnópolis y les pidió trabajar "codo a codo". Reforzó este concepto en varias ocasiones: "Este gobierno ya recorrió toda la Argentina, hablando con los intendentes de todos los partidos, porque de eso se trata la democracia, y no lo hacemos con un fin electoral o partidario".

Pero los intendentes, particularmente los de la oposición, volvieron a reclamar que la etapa del autoproclamado diálogo y el "cambio de época" pase a la fase de los resultados. Así lo indicaron varios jefes comunales de la oposición consultados por Infobae. "Esto es una foto, después de nueve meses que sólo nos escuchen no alcanza", indicó el jefe comunal de San Martín, Gabriel Katopodis.

Y agregó: "Reclamamos la necesidad de coordinar mejor todos los esfuerzos en materia de seguridad para mejorar los resultados que vienen siendo malos. Pedir la declaración jurada de los comisarios, o repartir chalecos, es algo muy bueno, pero no alcanza, está haciendo falta un plan integral en materia de seguridad".

(Adrián Escandar)

El primer encuentro de intendentes fue organizado por el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, que en la apertura del encuentro destacó la "convocatoria amplia para intercambiar experiencias e incentivar a todos los intendentes a que asuman mejores prácticas", aunque afirmó que hubo algunos que declinaron la invitación.

Durante la jornada, que se extendió durante todo el día, se hizo hincapié en las obras públicas y los planes de infraestructura que coordina Frigerio y en la necesidad de una mejor distribución de los recursos por parte de los gobiernos nacionales y provinciales.

"Las obras públicas no son para los intendentes, eso es un error de concepto. Son para la gente, para solucionar los problemas de agua potable, de cloacas, o para evitar que las ciudades se inunden", aseguró el funcionario nacional cuando se lo consultó sobre si el Gobierno buscaba cooptar a jefes comunales con la chequera del ministerio.

En la primera fila se ubicaron los representantes de los municipios más poblados. Allí, por ejemplo, estuvieron los peronistas Verónica Magario (La Matanza) y Mario Ishii (José C Paz). Además de los mandatarios oficialistas, que tuvieron asistencia casi perfecta, se sumaron a la foto, entre otros, Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Alejandro Granados (Ezeiza), Juan Zabaleta (Hurlingham), José Corral (Santa Fe, y presidente de la UCR Nacional), Mónica Fein (Rosario), Horacio "Pechi" Quiroga (Neuquén) y el camporista Walter Vuoto (Usuahia). Vuoto y Katopodis fueron algunos de los mandatarios que aplaudieron el discurso de Macri.

(Adrián Escandar)

Patricio Mussi (Berazategui) y Jorge Ferraresi (Avellaneda), vinculados al kirchnerismo, fueron algunos de los intendentes que no concurrieron.

En sintonía con Katopodis, Fein expresó a Infobae que este encuentro "es un primer paso" pero que el "diálogo es un proceso que se construye con el tiempo". "Es una primera convocatoria. Antes no la habíamos tenido. Es el primer paso necesario, pero el diálogo hay que construirlo", dijo.

Sobre este punto también se refirió Frigerio. "Mientras generamos el proceso de mayor descentralización de recursos, sabemos cuáles son los objetivos de la obra pública, hay que ordenarla, no se puede hacer cualquier cosa como se hacía antes. Las prioridades son alcanzar un 75 % de las cloacas, el 100% del acceso al agua potable, y mejorar el hábitat, vivienda, las calles e iluminación".

Compartir

Comentarios