La noche central se termina con los últimos números. Aritstas jóvenes que han llevado el género del chamamé a varios lugares del país y de la región sudamericana.

El grupo le puso el corazón y la gente respondió agitando y pidiendo por más. Fue uno de los momentos más emocionantes de la noche de un grupo que su nombre está inspirado en el hombre que creó un estilo musical como homenaje a una región entrerriana donde se vive y se siente el chamamé de una menera muy especial.

 

Compartir

Comentarios