Con goles de Gabriel Mercado y Giovanni Simeone, el "Millonario" se impuso 2 a 0. Su próximo rival será Estudiantes, que en Montevideo eliminó a Peñarol

En el Monumental se vivió una fiesta. Tras el 3 a 1 adquirido a domicilio, River tenía todo dado para sellar la clasificación a los cuartos de final de la Copa Sudamericana en su casa. Una excelente asistencia de Teófilo Gutiérrez hacia Sebastián Driussi pudo derivar en la primera conquista de la noche, pero la respuesta de Rodrigo Muñoz evitó la caída de Libertad.

Si bien el dominio era del "Millonario", una brillante combinación ofensiva dejó a Antonio Barreiro frente a Marcelo Barovero. La falta de claridad en la definición y la enorme tranquilidad de "Trapito" fueron los factores fundamentales que mantuvieron la igualdad. La irresponsabilidad del volante no sólo se observó en la ocasión desperdiciada, sino que en la siguiente escena le impactó un codazo a Ariel Rojas, que provocó la expulsión del paraguayo. Con superioridad numérica y una distancia de dos goles en el marcador, los de Núñez se dedicaron a manejar los tiempos de un compromiso, que siempre estuvo a su merced.

 

Por lo tanto, antes de que se vayan al descanso, los comandados por Marcelo Gallardo anotaron el 1 a 0. Un disparo de Carlos Sánchez, que rebotó contra el palo, le dio la posibilidad a Gabriel Mercado de festejar la conquista. A pesar de los esfuerzos del guardameta, y la confirmación del gol interpretada por el uruguayo, el ex defensor de Racing y Estudiantes fue el que quebró el cero. En el Antonio Vespucio Liberti se disfrutaba el trabajo que hacía la "Banda".

La ambición de River no mermó en el complemento. La participación de Lucas Boyé, junto con la velocidad de Sebastián Driussi fueron argumentos para que el local estire la diferencia. Además, con la definición prácticamente consumada, el "Muñeco" optó por cuidar a Teófilo Gutiérrez y a Ariel Rojas, quienes fueron reemplazados por Giovanni Simeone y Tomás Martínez.

El oriundo de San Gregorio tuvo un intento de media distancia que devolvió el caño, y en su segunda oportunidad, el rostro de Muñoz le ahogó el grito. El monólogo que protagonizó la entidad porteña no se reflejó en el resultado, debido a que los juveniles intentaron cerrar la velada con todos sus moños.

El gol del "Cholito" fue el cierre de una noche perfecta. Con el boleto garantizado a la siguiente instancia, los de Gallardo deberán enfrentar en los cuartos de final a Estudiantes, que en Montevideo eliminó a Peñarol. La confirmación del gran momento del "Millonario" se mantiene vigente y, de continuar con el nivel demostrado en su casa, se encamina hacia un bicampeonato en el ámbito local, junto con la consagración en la Copa Sudamericana, una cuenta que todavía está pendiente.

 

Compartir

Comentarios