Es un joven ingeniero electrónico. Lleva 9 años trabajando en la estatal INVAP. Antes del lanzamiento había estado en la base Korou ajustando detalles. Ayer trabajó desde Benavídez.

El concordiense Rafael Juan Pablo Malleret, un ingeniero electrónico de 33 años, fue el responsable del enlace comunicacional entre la base terrena de ARSAT en Benavídez y el primer satélite geostacionario latinoamericano de telecomunicaciones, el Arsat-1.

El satélite fue lanzado con éxito al espacio por Argentina desde la base Kourou, en la Guayana Francesa. Servirá, destacaron oficialmente, para brindar servicios de televisión directa al hogar, acceso a Internet con recepción en antenas Vsat y telefonía IP a todo el territorio nacional y países limítrofes.

El Arsat-1 fue puesto en órbita por el cohete Ariane 5, que fue lanzado este jueves desde el centro espacial de la agencia europea, donde técnicos y funcionarios celebraron este hito histórico para el país.

El satélite despegó cerca de las 19 y tras media hora de vuelo fue inyectado en una órbita elíptica desde donde los técnicos de la base terrena de Arsat en Benavídez lo maniobraron hasta su órbita definitiva de 71, 8º oeste a 36.000 kilómetros de la superficie terrestre.

Malleret, quien trabaja desde hace nueve años en el INVAP y desde hace siete colabora en el proyecto satelital, estudió en la Universidad del Ejército Argentino y se especializó en Francia sobre radio-frecuencia, gracias a una beca de la institución educativa.

El joven estuvo hace veinte días en la Guyana Francesa, ajustando detalles, pero siguió el lanzamiento desde su puesto de trabajo en Benavídez. Según comentó su madre, mantiene un bajo perfil como norma de vida.

  Fuente: Diario El Sol

Compartir

Comentarios