El foco ígneo se originó en el living-comedor de la vivienda.

Los agentes extintores acudieron al llamado de la policía que ya se encontraba en el lugar pudiendo actuar a tiempo para suprimir el principio de incendio de una vivienda ubicada en el Barrio Libertad de nuestra ciudad. Su perro murió.

La tranquilidad de la ciudad se vio invadida cuando sonaron las sirenas de los bomberos que acudieron inmediatamente ante el llamado de la Policía que los alertó sobre un principio de incendio en el barrio ubicado en las adyacencias de calle 25 de mayo e Independencia.

La propietaria del lugar que se encontraba sóla en ese momento (Irma Cáceres de 72 años) contó que se había acostado a eso de las 12 de la noche, cuando cerca de las 2 de la mañana oyó ruidos que provenían de su living-comedor, el cual se originó el mismo y al no poder salir por la ventana de su dormitorio pidió socorro llamando al Hospital Justo José de Urquiza que pudo comunicarse  con la la policía, y desde allí alertar al cuartel de bomberos local.

Se pudo saber que el foco ígneo se produjo en el living-comedor de la casa cuando Cáceres intentó prender una estufa eléctrica y al ver que no funcionaba, encendió su estufa-hogar quedando allí su pequeño perrito que fue ultimado por la inhalación de humo. Un sofá que estaba muy cerca y unas cortinas fueron el combustible necesario para el comienzo del fuego que fue sofocado a tiempo y que tuvo esas pérdidas materiales junto con la vida del pequeño animal.

 

Compartir

Comentarios