CON ESQUIRLAS. Así quedó Alejandro tras el encuentro ante Juventud.

El ex Boca Juniors culminó los 90 minutos, pero con una dura lesión en su rostro. Fue en su tabique nasal y un derrame en su ojo izquierdo que lo hicieron atender en varias ocasiones dentro del campo de juego. De todos modos, el capitán mostró su orgullo.

El capitán debe mostrar el camino a sus compañeros. Algunas veces se definió así al elegido para portar la cinta de la capitanía, que mostró a un ex jugador profesional como lo fue Cachape Chaparro que terminó mal herido en el duelo de copa, pero que nunca quiso dejar la cancha.

Fue a los 10 minutos, cuando fue a disputar un balón al centro del campo, intentó anticipar, pero se comió la mano de un rival que lo dejó en el suelo, y que luego Sillo se perdería un gol increíble.

Alejandro tuvo que pedir en el banco de suplentes, que le aplicaran unas gotas en su ojo izquierdo, ya que veía poco y nada, lo que culminaría con un pequeño derrame en esa zona.

El segundo golpe sería en el ST.  Con un Juventud decidido a asediar a Malvinas y con varios hombres de peso en el área, uno dio duramente frente a Chaparro que terminó con la peor parte, y siendo sacado en camillas por unos instantes al exterior del campo para ser atendido. De ese duro choque, terminaría sacando la peor parte, con un tabique nasal desviado que después de estudios, terminó arrojando que fue una fractura.

De todos modos, el 2 siguió jugando, completó los 90 minutos del juego, y seguramente deberá parar por el campeonato local, para que el 5 de agosto esté nuevamente para recibir a Caballú, para intentar sellar la clasificación. Quedó hecho un chaparrito…

Compartir

Notas Relacionadas

COPA ENTRE RÍOS 2018
Lolo mira de arriba
COPA ENTRE RÍOS 2018
Cotiza en baja
COPA ENTRE RÍOS 2018
Hacerse fuerte de local

Comentarios