En los últimos años, 3,7 millones de personas accedieron al cobro de prestaciones tras declarar deudas; qué programas siguen abiertos
Jubilarse por moratoria fue una práctica extendida en los últimos años: según datos de la Anses , son 3,7 millones las personas que alcanzaron por esta vía una prestación. Los planes permiten la declaración de deudas por aportes impagos, sin importar si realmente la persona tuvo una ocupación laboral en esos períodos. Las deudas se computan a valores no actualizados y eso es lo que hace que la obligación declarada sea posible de pagar, lo cual se suma a que las cuotas se descuentan del haber mensual. En los últimos días hubo novedades respecto de la posibilidad de que los varones de determinada edad puedan ingresar a un plan. A continuación, un repaso de cómo está el tema.

"Cómo jubilarse sin cumplir los requisitos de aportes: los planes vigentes"

-¿Cuál es el plan vigente que sirve tanto para varones como para mujeres y qué condiciones tiene?

-Está vigente el plan de la ley 26.970, de 2014, prorrogado en 2016. Permite incluir deudas por servicios hasta diciembre de 2003 y es para las mujeres que cumplen 60 años entre el 23 de julio de 2016 y el mismo día de 2019.

-¿Cómo se actualizan las cuotas?

-¿A una moratoria se accede sin importar la situación social?

-Para que una persona sea aceptada, la Anses hace una evaluación socioeconómica, cuyos parámetros están dispuestos en la resolución 533. Se consideran los ingresos, el patrimonio y los gastos y consumos. Según el abogado Federico Despoulis Netri, esta condición, que en un momento se aplicaba para la última moratoria dispuesta pero que ahora se generaliza, hace difícil la incorporación.

-¿Qué es la PUAM?

-Es un pago mensual al que se puede acceder al cumplir 65 años. En principio, no había más condición que la edad; luego se agregó la de no tener los 30 años de aportes requeridos para la jubilación ordinaria (antes se podía pedir esta prestación si se optaba por una jubilación tardía). La PUAM equivale al 80% de un haber mínimo y puede ser cobrada en forma temporal. Esto último es así porque, durante los meses de su percepción es posible seguir aportando para acceder a una jubilación ordinaria. Con esta prestación, el Gobierno busca reemplazar las moratorias. Para el abogado Martín Perez Acchili, un problema que tiene el sistema es que no ofrece reconocimientos proporcionales a quienes hicieron aportes pero no llegan a acumular los 30 años. Así, quienes no pueden ir a una moratoria tienen hoy la posibilidad de una prestación, la PUAM, que, por caso y a diferencia de las jubilaciones (aun las de moratoria) "no genera derecho a pensión". Lo recomendable y que ayudaría a generar una cultura previsional, dice Pérez Acchili, es habilitar pagos proporcionales según lo que se aportó.  Por: Silvia Stang - DIARIO LA NACION

 

 

 

 

Compartir

Comentarios