SOCIEDAD  28 de marzo de 2018

El debate que viene: jubilaciones y privilegios en Entre Ríos

La Caja de Jubilaciones de Entre Ríos otorga más de 51 mil beneficios previsionales por mes entre haberes jubilatorios y pensiones. El haber promedio en 2017 fue de 24.418,28 pesos. Sin embargo, acercando la lupa a los datos oficiales, se hace evidente la distancia entre los extremos de un sistema que está hoy en el ojo de la tormenta por sus déficits.





En lo más alto de la pirámide – es decir entre los que más cobran - están los jubilados del Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE), del Poder Judicial, del Tribunal de Cuentas, ex legisladores y exfuncionarios de la Gobernación entrerriana con haberes que van desde los 100 y 150 mil a 260 mil pesos; y en la base de la pirámide - los que menos cobran y representan la mayor cantidad de beneficiarios - están los trabajadores municipales (cuyas malas condiciones de trabajo son evidentes) junto a los empleados de Salud provincial. Ambos sectores perciben en promedio 13 mil pesos aproximadamente como jubilación ordinaria.

 

 

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

Cantidad de beneficiarios por escalafón y promedios de ingresos Agrandar imagen

Cantidad de beneficiarios por escalafón y promedios de ingresos

 

 

 

Facebook Twitter

El Gobernador Gustavo Bordet planteó ante la Asamblea legislativa el 15 de febrero pasado: “Hay que terminar con los privilegios jubilatorios. No puede haber jubilados de primera que cobran sumas exorbitantes y jubilados de segunda que apenas les alcanza para vivir”.

Al tiempo que echó mano a la construcción del “consenso legislativo” para avanzar con los cambios que hagan falta, también volvió a ser tajante al hablar sobre el 82 por ciento móvil, un punto que ante lo que se presenta como la irrenunciable necesidad de reforma del sistema, no se tocaría. Nada dijo el Gobernador hasta el momento sobre la suba de la edad jubilatoria, una posibilidad que viene empujando el Gobierno de Mauricio Macri teniendo en cuenta que en el régimen nacional de la Anses las edad de jubilación están por encima de las edades entrerrianas, establecidas a nivel general en 57 para mujeres y 60 para varones.

No se puede (no se debe) achicar derechos y menos cuando son una garantía establecida en la Constitución de la Provincia. A eso lo saben muy bien los sindicatos de estatales entrerrianos que desde un espacio multisectorial vienen siguiendo de cerca el tema que los tiene en el centro de la escena. Pero como se encargan de remarcar, “no avalarán nada que afecte a los trabajadores”, una postura firme pero no lo suficiente para que una futura reforma los pase por encima.

Ahora bien: ¿Cuáles son las jubilaciones denominadas de privilegio y por qué se generan? ¿Dónde reside el privilegio: en la edad de retiro, en el monto? ¿Cuándo un haber es más que suficiente? ¿Es justo que la comunidad de aportantes - hoy 251489 personas - tenga que mantener los altos valores que cobran los más aventajados del sistema, casi dos mil personas, sobre un total de 39195 jubilados del Estado provincial: 33869 mujeres (la mayoría mayor de 63 años) y 17443 varones?

 

 

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

La evolución del déficit de la Caja y de la planta de personal Agrandar imagen

La evolución del déficit de la Caja y de la planta de personal

 

 

 

Facebook Twitter

El presidente de la Caja, Daniel Elías, apuntando no sólo a las jubilaciones sino también a las pensiones, esquiva la denominación privilegios y prefiere hablar de “excesos” o “distorsiones” que tienen que “revisarse” y “corregirse” porque de lo contrario peligra la sustentabilidad del sistema, o sea, corre riesgo la continuidad de las prestaciones en el tiempo: suficiencia y sustentabilidad, conceptualiza el funcionario. La primera implica que los trabajadores entrerrianos y sus familias tengan la accesibilidad a la cobertura por invalidez, vejez o muerte cuando lo necesiten, con un monto razonable para su subsistencia; y la segunda es que el organismo administrador de esos beneficios previsionales pueda ir generando de forma sostenida a lo largo del tiempo y con los aportes de los trabajadores, los recursos que hagan falta para brindar esa garantía de vida, con justicia y cuando corresponda.

“En Entre Ríos tenemos jubilados o pensionados con excesos de suficiencia ganando 10 o 15 veces más que otros al mismo tiempo, y si son beneficios que se acumulan con una pensión, hay personas que cobran 25 veces más que otras. Estamos hablando de beneficiarios del mismo sistema, sin perjuicio del lugar donde trabajaron”, admite Elías, quien lleva la voz cantante sobre el tema, y cómo no hacerlo si hace 14 años está al frente del órgano administrador de las jubilaciones entrerrianas. Él firma cada uno de los expedientes que otorgan o deniegan beneficios. En este momento, sobre su escritorio hay 700 carpetas esperando su rúbrica y le asegura a la entrevistadora que revisa y atiende una por una.

La idea de “poner topes a las jubilaciones más altas” se reitera desde la multisectorial de trabajadores aunque sin dar más detalles, porque entienden que la propuesta con los cambios al sistema tiene que salir del Ejecutivo y de ninguna manera cargarían ellos con los costos políticos de una reforma jubilatoria. Pero si lo que se analizará es la idea de poner límites a las jubilaciones más altas, no hay que perder de vista lo que viene dictando la jurisprudencia respecto a la “necesaria proporcionalidad” entre los haberes de pasividad y actividad. Tal es el caso del fallo de la Cámara Federal de la Seguridad Social que benefició a un extrabajador de YPF en una causa contra Anses: la sentencia dejó asentado que el haber jubilatorio “debe garantizar como mínimo el 70% del promedio de los salarios actualizados aportados en los últimos 10 de actividad”.

El sistema de jubilaciones entrerriano previsto en la ley N° 8732 establece que las jubilaciones se financian principalmente en el 16 por ciento de la remuneración mensual que deja a la Caja cada trabajador activo dependiente del Estado provincial a modo de contribución personal. Cuanto mayor es el sueldo en actividad, mayor es el monto del aporte y mayor es entonces en proporción el haber jubilatorio. En este punto ya puede pensarse en el origen de la inequidad: quien más percibe en actividad ¿no debería acaso aportar un porcentaje mayor?

Veamos algunos de los números más altos: Según datos oficiales de la Caja de jubilaciones a los que accedió El Entre Ríos, en promedio los haberes más exuberantes son los del Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE), organismo que en este momento tiene diez varones jubilados con un haber promedio de 98 mil pesos.

Por otro lado, al día de hoy se contabilizan 1203 personas jubiladas pertenecientes al Poder Judicial con un haber promedio cercano a los 95 mil pesos. A ese monto lo supera por ejemplo, el cobro de un exfiscal (confeso apasionado de la música) que percibiría más de 200 mil pesos, como también el haber de un jubilado del Superior Tribunal de Justicia quien habría recibido en febrero más de 230 mil pesos de jubilación.

En otro orden, el Tribunal de Cuentas tiene 86 jubilados con haberes que rondan en promedio los 80 mil. Afuera y con mucha diferencia está un expresidente de este máximo organismo fiscalizador de los fondos públicos, que percibiría por encima de los 250 mil pesos de jubilación.

En lo que respecta al Poder Ejecutivo, un exgobernador cobró en febrero poco más de 100 mil pesos, mientras que un exvice percibió casi 90 mil. No se quedan atrás exsenadores y diputados con jubilaciones que rondan los 100 mil pesos por su función legislativa.

Ordinarias y especiales

En nuestro sistema existen la jubilación ordinaria común o especial, la jubilación por edad avanzada, la jubilación por invalidez y las pensiones. Para acceder a la primera es necesario haber brindado 30 años de servicios en el Estado y haber cumplido 57 años en el caso de las mujeres y 62, en el de los hombres.

Las jubilaciones especiales, en cambio, comprenden un universo variado de escalafones con distintas edades mínimas. Entre ellos podemos mencionar a quienes desde los 57 (varones) o 53 (mujeres) cuenten con 25 años de servicios en atención de las enfermedades mentales o con 52 y 54 años docentes con 25 años de servicios (al frente directo de alumnos) o con 57 (varones) y 53 (mujeres) con 25 años de servicio en el servicio penitenciario.

Viene al caso mencionar que en alusión a regímenes de este tipo, el presidente del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, Emilio Castrillón, dijo que hay sistemas previsionales vetustos que deberían ser "revisados" y como ejemplo puso a los trabajadores de telegrafía o los que viven en campamentos de Vialidad, práctica ya en desuso. Se trata sin dudas de una cuestión en la que varios coinciden, pero el peso de estas reformas en las desequilibradas cuentas de la Caja, no sería significativo.

Por último, es necesario saber que la primera jubilación se calcula de acuerdo al promedio de los últimos diez años de haber en actividad, algo que tienen bien presente algunos exlegisladores entrerrianos a la hora de dejar la función pública. La excepción a esta regla, la tiene el régimen policial en donde la primera jubilación se obtiene de acuerdo a un porcentaje que contempla la antigüedad del agente y el salario de los últimos 12 meses.

La caja de la Caja

Los 51132 haberes previsionales que cubre la Caja mensualmente - 39195 jubilaciones, 11298 pensiones, 639 haberes por leyes especiales - representan 1240 millones de pesos mensuales con una previsión de más de 18 mil millones en el año. De ese total, si bien el cálculo del déficit puede variar de acuerdo a cómo se mida, un 72 por ciento se financia con la recaudación a través de los aportes de los trabajadores que tiene el organismo y el resto es atendido por el Tesoro General de la provincia más el pago que hace Nación, el cual en 2017 representó 876 millones en todo el año y en lo que va del 2018 está a razón de 103 millones de pesos por mes. Este giro de Gobierno central achica lo que hoy sale de las arcas generales de la Provincia para afrontar las prestaciones de la Caja.

Crecimiento vegetativo

 

 

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

Variación de la Población Pasiva Beneficiaria por Período Anual Agrandar imagen

Variación de la Población Pasiva Beneficiaria por Período Anual

 

 

 

Facebook Twitter

El crecimiento vegetativo es la variable que se mide por la diferencia entre el número de altas y el número de bajas de beneficiarios al sistema en un período determinado. Se considera elevado si es superior a 2%, moderado si se encuentra entre el 1% y 2%, y bajo si es inferior a 1%. En la provincia, los datos oficiales muestran que el crecimiento vegetativo de la población beneficiaria se ubicó en el 2 % en 2016 y en el 3,51 % en 2017. En tanto, a nivel nacional, especialistas aseguran que no se evidencian indicadores demográficos que obliguen a tomar medidas drásticas en forma inmediata y además, según un informe de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) del año pasado el porcentaje de población de 65 años y más sobre el total en Argentina es de 10,8%, mientras que en Europa, por ejemplo, supera el 20 por ciento.

 

 

Atención

Esta imágen puede herir
su sensibilidad

Ver foto

Compartir imágen

Evolución del Total de Beneficiarios entre los períodos Diciembre de 1983 y Enero 2018 Agrandar imagen

Evolución del Total de Beneficiarios entre los períodos Diciembre de 1983 y Enero 2018

 

 

 

Facebook Twitter
Escalafones con más trabajadores aportantes

El sistema estatal de jubilaciones está sostenido principalmente por los trabajadores y trabajadoras de la educación que representan el escalafón con mayor número de aportantes, esto es, a diciembre 2017, 179 535 personas.

Le sigue la administración Central con 35499 aportantes, de los cuales la mayoría dependen de la Secretaria de Salud con 16823 trabajadores. En el tercer escalafón se ubican los trabajadores de municipios de la provincia, que suman 16419 agentes y en cuarto lugar la policía con 10485 uniformados.

Dato de color

Con una edad entre 101 y 110 años, hay 9 jubilados en Entre Ríos: 7 mujeres y 2 varones.Fuente: El Entre Ríos

 

 

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios